10/2/18

La Caída de los Yernnals


Levantó su inexpresiva mirada y oteó el imperceptible horizonte. Allí a lo lejos, donde ningún hombre desea ir y muy pocos han podido tan siquiera llegar, se alzaba imponente un enorme y atávico castillo. Se le conocía en las viejas leyendas con el nombre de 'La morada del rey muerto'. El origen de este arcaico e inquietante nombre se remonta a antes de los comienzos de los días oscuros, cuando aún sobre el amplio firmamento yacía la estrella de fuego, la cual los antiguos habitantes terrestres conocieron y llamaron Sol.